on muchas las ocasiones que dudamos si contratar la cobertura de Todo Riesgo con o sin franquicia, para el seguro de nuestro vehículo. Dichas dudas en la mayoría de ocasiones vienen motivadas por la reducción del coste del seguro. Pero lo que podemos ahorrar por un lado, podemos pagarlo muy caro por otro. Las diferencias entre ambas coberturas son importantes, por ello es esencial conocer su funcionamiento según diferentes tipologías de siniestros, que a continuación explicaremos con ejemplos prácticos:  

CASO PRACTICO 1

– ACCIDENTE EN CIRCULACIONAl no respetar la distancia de seguridad golpeamos al vehículo delantero. Por suerte no hay lesiones, pero si daños materiales. Al ser culpa nuestra por golpear por detrás al otro vehículo, nuestro seguro indemnizará al contrario sobre los daños que tenga, pero… ¿y nuestros daños? Si tenemos un Todo Riesgo Sin Franquicia nuestra compañía se hará cargo íntegramente de la reparación. En caso de tener un Todo Riesgo Con Franquicia, por ejemplo, de 450 €, la compañía se hará cargo de la reparación, salvo del importe de la franquicia que correrá a cargo del cliente.

CASO PRACTICO 2 – DAÑOS AL VEHICULO SIN TERCEROS IDENTIFICADOS

Al cabo del primer año de comprar el coche, tenemos los siguientes daños materiales en el mismo, (sin haber tenido ningún accidente de circulación): en la parte izquierda tenemos una abolladura que nos hizo un tercero no identificado (no nos dejó nota). En la parte trasera tenemos otra abolladura que nos hicimos nosotros mismos al golpearnos con la columna del garaje aparcando. Y por último en la parte derecha tenemos una rascada en la pintura causada posiblemente con una llave en un acto vandálico.

¿TENEMOS TODOS LOS DAÑOS CUBIERTOS EN EL CASO PRÁCTICO 2?

  • Si tenemos un TODO RIESGO SIN FRANQUICIA si.
  • Si tenemos un TODO RIESGO CON FRANQUICIA depende del importe de las reparaciones de cada siniestro. Se consideran tres siniestros diferentes, por lo que se aplicará la franquicia sobre cada siniestro. Aquí la importancia de conocer el funcionamiento del TODO RIESGO CON FRANQUICIA en estos casos, pues, si reparar los 3 siniestros, significa un coste de 300 € cada uno, y tenemos contratada una franquicia de 450€, nos tocará abonar íntegramente a nosotros el importe de la reparación.

RECOMENDACIÓN

  • Recomendamos contratar un TODO RIESGO SIN FRANQUICIA si queremos tener cubierto al 100% tanto los siniestros en circulación, como los actos vandálicos o pequeños golpes causados por nosotros mismos o daños causados por contrario NO identificado. También recomendamos contratar un seguro a TODO RIESGO SIN FRANQUICIA cuando el vehiculo es nuevo, normalmente durante los 2 primeros años. También es verdad, que hay personas que tienen contratado un TODO RIESGO SIN FRANQUICIA aún cuando su vehículo tiene más de 2 años, ya que lo quieren conservar en perfecto estado. Nada más salir del concesionario, los vehículos pierden un 30% de su valor, de aquí la importancia de esta modalidad de seguro.
  • Recomendamos contratar un TODO RIESGO CON FRANQUICIA si lo que realmente nos interesa es tener cubierto los accidentes de circulación, y que en casos distintos como los anteriormente expuestos (golpes sin contrario identificado, abolladuras por aparcamiento, actos vandálicos, etc..), estemos dispuestos a pagar, la mayor parte de la reparación o la totalidad de la misma, según el caso. También recomendamos asegurar esta modalidad a partir del tercer año de antigüedad del vehículo.
  • ¡Ojo con las compañías de seguros Low Cost!, puesto que comercializan algunos productos a todo riesgo (con y sin franquicia) que solo cubren los siniestros donde exista un contrario identificado, sino lo hay, no esta cubierto. En este tipo de productos estarian excluidos por ejemplo los siniestros donde el golpe nos lo damos nosotros solos  aparcando y también estarian excluidos los actos vandálicos.